¿Qué es el Baby – Led Weaning?

Es el método más natural de seguir alimentado a nuestros hijos, o más bien, permitirles que sean ellos los que regulen su alimentación tras los 6 meses de lactancia materna exclusiva (LM) que recomienda la OMS y la Asociación Española de Pediatría (AEPD).

Consiste en una alimentación complementaria (AC), guiada por el propio bebé, que permite que el lactante manipule los alimentos con sus manosy se los lleve a la boca. Se trata, por tanto, de una alternativa a la cuchara en el momento en el que el bebé ya requiere alimentación aparte de la lactancia. Algo que nuestros abuelos ya hacían hasta el desarrollo del mercado de las papillas y potitos.

Después de los 6 meses de alimentación a libre demanda, en los que ellos han regulado la cantidad de nutrientes que iban necesitando y han sido capaces de ir marcando los tiempos de las tomas, lo más natural es seguir permitiendo esa libre demanda a la hora de comer sólidos, siendo los adultos los encargados de poner a su alcance alimentos sanos y variados, siempre y cuando el lactante haya adquirido ciertas competencias motoras y cognitivas que permitan realizar éste método de forma segura.

Como cualquier otro hito del desarrollo, no todos los niños lo van a adquirir al mismo tiempo, aunque en general estos cambios suelen ocurrir en torno al sexto mes.

Se requiere:

❖ Presentar un interés activo por la comida.

❖ La desaparición del reflejo de extrusión (expulsión de alimentos no líquidos con la lengua).

❖ Ser capaz de coger comida con la mano y llevarla a la boca.

❖ Mantener la postura de sedestación con apoyo.

La introducción a la AC mediante el Baby- Led Weaning es un proceso gradual e inicialmente será una alimentación educativa más que nutricional, ya que los bebés van a experimentar con nuevas texturas, olores, colores, gustos…. Inicialmente las porciones han de ser pequeñas y se aumentarán progresivamente conforme crece el niño, mientras se mantiene la LM hasta mínimo los 2 años de edad como bien recomienda la AEPD. Debe tenerse en cuenta que la cantidad (peso o volumen) de los alimentos puede ser diferente en función de la densidad energética del alimento ofrecido.

Los cuidadores deben ofrecer comida sana, nutritiva y segura, y el lactante es el que decide cuánta cantidad come. Los alimentos complementarios deberán aportar la suficiente energía, proteína y micronutrientes de manera que, junto a la lactancia materna o artificial, cubran todas las necesidades del niño en esta etapa. Al igual que ocurre durante el periodo de LM exclusiva, durante el periodo de AC es igualmente importante respetar las señales de hambre y saciedad del lactante. La OMS recomienda seguir los principios de la alimentación perceptiva, sin forzar a comer o distraer. El apetito de los lactantes es diferente en cada niño y circunstancia. La expectativa de una cantidad concreta de ingesta puede frustrar a los padres y hacer que el momento de la comida se convierta en una lucha en vez de en un disfrute. Por ello, más que centrarse en una cantidad concreta, es importante la variedad, disponibilidad y el establecimiento de los hábitos futuros.

Éste nuevo método de alimentación, que últimamente se ha puesto tan de moda, aporta múltiples beneficios a los lactantes, pero uno de los más desconocidos para los padres es el que repercute a nivel oral.

Según algunos especialistas, fomentar y estimular la masticación temprana favorece un buen desarrollo del sistema oral. Es habitual ver en adolescentes y adultos el uso de ortodoncia para mejorar los problemas dentales. Y aunque muchos de éstos pueden ser de origen genético y por lo tanto no se pueden prevenir, hay otros que sí pueden ser prevenidos.

En la actualidad, los alimentos que consumimos son más blandos ya que están extremadamente procesados. Por ello, descienden los estímulos que recibe nuestro sistema masticatorio y el desarrollo de los huesos maxilares se puede resentir.

Debemos saber que, si el niño no ejercita sus maxilares, estos se desarrollarán menos, y al ser más pequeños podrían ocasionar problemas de espacio para para albergar las piezas dentales. Por eso, los dientes tenderán a crecer de forma apiñada incrementándose las maloclusiones.

Practicar el Baby- Led Weaning no va a asegurarnos prescindir de una ortodoncia a largo plazo, pero si será una ayuda extra para estimular los músculos de los más pequeños y lograr un correcto desarrollo de éstos.

Itsaso Vázquez Totorica

Higienista bucodental

Colegiada nº 283495

BIBLIOGRAFIA.

https://www.guiainfantil.com/alimentacion/bebes/estos-son-los-mejores-alimentos-para-iniciarse-en-el-baby-led-weaning/

https://naturalwean.com/baby-led-weaning-iniciarse-la-alimentacion-complementaria/

https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf

https://www.babyledweaning.es/2011/07/en-que-consiste-que-es-el-baby-led.html

DEJA UNA PREGUNTA

Please enter your comment!
Please enter your name here